EL TIRO FEDERAL
NO SE ENTREGABA

Acutualice sus
Datos Aqui

Tiempos de DEDOCRACIA

Se acercan las elecciones en el TFA y el grupito dedocrático llamado Agrupación Azul, comenzó a buscar reemplazantes para los principales cargos. En las circunstancias actuales, algunos esperaban una convocatoria pluralista, un clamor por los más capaces, para que resuelvan la apremiante situación... Pero no es la naturaleza de la A.A. Más bien todo lo contrario. Siguen pescando en un estanque de lodo, esperando que salgan salmones de Noruega. Buscan entre los que encuentran deambulando asiduamente por el club, porque no tienen nada mejor que hacer de sus vidas.

La mecánica selectiva es más o menos así: Un fletero ramplón  sale con una planilla a buscar nombres, luego un anciano probo, busca consenso entre 4 o 5 correveidiles, que se empalagan repitiendo relatos inventados por un monje negro, que preparó una mentira destructiva para cada candidato que no pueda manipular. Por fin el viejo oidor da su sentencia basado en rumores infundados, tratando de determinar el menos malo. Si es posible acaudalado, para que “presuntamente” no necesite robar.

Sus reuniones son convocadas “sottovoce”, no sea cosa que los oiga alguna mente brillante y ponga en evidencia sus espurias prácticas de selección. No pueden perder su mediocre control de la situación. Son como choferes de rastrojero, que solo pueden manejar lo que no vuela.

La introducción de Eva Szabo como candidata a la presidencia impuesta por algunos sectores, hizo sonar la alarma de los imperiosos que incluso la maltrataron en el pasado y temen por la venganza. Eva es una buena persona y trae una abultada alforja de credenciales, pero los soberbios proyectan en los demás, su propia naturaleza revanchista.

Por supuesto que no es el único filtro que tendrá que pasar, para llegar al cargo. Los misóginos pondrán resistencia y sobre todo el autor del vaciamiento, (llamado el monje negro) que fracasó en  su intento de imponer al dios egipcio,  tendrá que asegurarse que ella será funcional a su proyecto liquidador, que tendrá que basar (con pensamiento machista) en la presunta ineficacia femenina, porque amor al club y al deporte es lo que a Eva le sobra.

Ya se vieron expresiones sexistas descalificadoras en los grupos de WhatsApp.

El otro foco de resistencia para su candidatura, es su postura intransigente por conservar los actuales predios. La gran zanahoria que Santilli colocó en las narices de los dirigentes y aspirantes, tiene que ver con el manejo de las obras de relocalización. Por eso hay un inusual interés de algunos, por pertenecer al grupo elite que operaría los fondos, aunque a mi entender es solo una engañosa quimera, con el único propósito de tomar nuestros valiosos predios. 

No le será fácil a Eva poner en caja al profundamente arraigado autoritarismo de los vetustos, pero al menos conoce a la juventud, por haberlos instruido y competido junto a ellos. La gestión de la PyME TFA no sería un inconveniente, si de una vez por todas se deciden a profesionalizarla.

Se acabaron los tiempos de amateurismo inútil. Se lo expliqué personalmente a la mesa directiva en noviembre, pero dijeron que no pueden afrontarlo en las condiciones económicas de la institución. Por el contrario les repliqué. Están en esta situación por no haberlo hecho. Pero acá entramos en un tema que detallaré en otro escrito. La síntesis es que la mesa directiva no tendría inconvenientes en controlar a un gerenciador, que saque al club de su crisis económica. El problema es a la inversa; la mesa directiva no  soportaría que un profesional observe sus excesos, incluyendo abuso de autoridad, destrato a los socios, ventajas y avivadas, contabilidades sin trasparencia, negociados varios, etc. Para eso crearon el código mafioso del artículo 25, donde la corpo dirigente se auto-protege, de algún neo díscolo con exceso de honestidad.

Esperemos que esa brisa fresca de honestidad y sentido común, llegue de la mano de la Sra. Eva Szabo.